¿PUEDEN LOS AUTÓNOMOS FRACCIONAR O APLAZAR EL IVA A PARTIR DE 2017?

[vc_row][vc_column][vc_column_text]El Real Decreto-ley 3/2016, de 2 de diciembre, eliminó la posibilidad de conceder a empresas y autónomos aplazamientos o fraccionamientos de determinadas deudas tributarias, entre ellas las derivadas de los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades y las derivadas de tributos que, como el IVA, deben ser legalmente repercutidos, salvo que se justifique que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas.

¿Cómo pueden aplazar el pago de IVA los autónomos y PYMES?

Por tanto, las solicitudes de empresas y autónomos para aplazar o fraccionar deudas afectadas por esta medida se inadmitirán por Hacienda, mientras que el resto de solicitudes se tramitarán en función de su importe, de acuerdo con el procedimiento establecido, que no ha sido modificado por el Real Decreto-ley.

Así, las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento que se refieran a deudas por importe global igual o inferior a 30.000 euros no necesitarán aportar garantías, y se tramitarán mediante un proceso automatizado.

Las solicitudes por un importe global superior deberán aportar las garantías adecuadas y se tramitarán mediante un proceso ordinario no automatizado.

El límite exento de aportar garantías se elevó en octubre de 2015 desde 18.000 euros a los 30.000 euros actuales.

Incidencia de la medida para los autónomos

Según indica la Agencia Tributaria, por lo que se refiere a los autónomos, la medida relativa a los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades no les afecta, puesto que tributan en el IRPF.

La medida sobre el IVA repercutido sí les afecta, si bien van a poder seguir solicitando aplazamientos y fraccionamientos de IVA si justifican que no han cobrado las cuotas repercutidas.

Por tanto, la principal modificación para los autónomos será que deberán acreditar que no han cobrado las cuotas de IVA repercutidas, en particular en aquellas solicitudes que excedan el límite exento de garantías.

En consecuencia, los autónomos podrán solicitar el aplazamiento, cualquiera que sea su importe, de su IRPF e IVA en las siguientes circunstancias, en función del importe global de la deuda:

  1. Si las solicitudes se refieren a una deuda cuyo importe global es igual o inferior a 30.000 euros, Hacienda concederá al autónomo el aplazamiento, sin garantías, hasta un máximo de 12 plazos mensuales, salvo que el obligado hubiera solicitado un número de plazos inferior, en cuyo caso, se concederán los plazos solicitados. La periodicidad de los pagos será, en todo caso, mensual. Se tramitan mediante un mecanismo automatizado de resolución.
  2. Si las solicitudes se refieren a una deuda cuyo importe global excede de 30.000 euros, se podrán conceder los aplazamientos, en función del tipo de garantía aportada por el deudor, y por un plazo máximo de 36 plazos mensuales, salvo que el autónomo hubiera solicitado un número de plazos inferior, en cuyo caso, se concederán los plazos solicitados. Si las deudas son por IVA, será necesario, además, acreditar que las cuotas de IVA repercutidas no han sido pagadas.

 

Aplazamiento de IVA con deudas superiores a 30.000 euros

En cuanto al sistema no automatizado (deudas superiores a 30.000 euros), para conceder el aplazamiento del IVA, además de la documentación que se exige en otros casos, será preciso aportar los siguiente:

  • relación de facturas emitidas no cobradas,
  • justificación documental de que las mismas no han sido satisfechas,
  • relación de facturas recibidas acreditándose su pago y los medios utilizados para ello y
  • copia de las reclamaciones de las facturas impagadas.

No se admitirá la solicitud si la cuantía de las cuotas repercutidas y cobradas supera la cuota a ingresar del período. Si esto no es así, para conceder el aplazamiento el deudor deberá acreditar que ha realizado el pago, hasta el fin del plazo de atención del requerimiento, de la parte de deuda correspondiente al importe de las cuotas efectivamente repercutidas y cobradas. Solo entonces se tramitará el aplazamiento por un importe máximo de la deuda restado el ingreso referido.

Además, cuando se cobre alguna parte de lo repercutido en ese período se deberá ingresar, aunque el cobro se produzca antes del vencimiento que corresponda según el aplazamiento o fraccionamiento concedido y, si esto no se cumple, se procederá a la cancelación del aplazamiento.

 

Ejemplo de aplazamiento de IVA para autónomos

Un ejemplo sería el de un sujeto pasivo que en un período impositivo ha repercutido cuotas de IVA por 100.000 euros, habiendo soportado cuotas por 30.000. Suponiendo que hubiera cobrado 70.000 o más cuotas se inadmitirá la solicitud de aplazamiento. Si hubiera cobrado 40.000 euros, el importe máximo que se le podría aplazar será de 70.000 de cuota a ingresar menos 40.000 de cuotas cobradas, esto es, 30.000 euros, pero siempre que ingresara 40.000 euros antes de que finalizase el plazo de atención del requerimiento.

Si te ha gustado esta entrada, ¡suscríbete a nuestra newsletter! y compártela en tus redes sociales.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio