RESOLUCIÓN CON LIQUIDACIÓN PROVISIONAL DE HACIENDA

Una vez recibida una resolución con liquidación provisional de Hacienda dentro de un procedimiento de gestión tributaria, rige el principio “solve et repete“, aforismo latino que significa literalmente “paga y reclama”. Por tanto, hay unos plazos para pagar y otros plazos para recurrir, y con independencia de que se plantee un recurso de reposición o una reclamación económico administrativa, habrá que atender el pago o suspender el mismo, ya que en caso contrario la deuda tributaria entrará en vía ejecutiva y notificarán la providencia de apremio.

Algunas de las posibilidades para atender las vías del pago son:

  • Pagar la deuda tributaria.
  • Fraccionar o aplazar la misma (siempre que la deuda sea inferior a 18.000€ no habrá que aportar garantía).
  • Suspender automáticamente el pago de la deuda: para ello habrá que aportar compromiso de aval solidario de Entidad de Crédito o de Sociedad de Garantía Recíproca o Certificado de seguro de caución (Art. 46.3 a) Reglamento General Recaudación R.D. 939/2005 de 29 de julio). El aval tiene que comprender el importe del total de la deuda + intereses de demora + 25% de ambas cantidades.
  • Suspender aportando hipoteca inmobiliaria a favor del Estado (donde la suspensión no es automática) y habría que aportar:

Tres formas de evitar una comprobación de Hacienda

Hacienda periódicamente pone en marcha sus campañas de comprobación para verificar que las autoliquidaciones presentadas por los contribuyentes sean correctas y no adolezcan de defectos. Al confeccionar nuestras autoliquidaciones deberemos prestar máxima atención, puesto que cualquier error puede dar lugar a una comprobación, la cual normalmente – y si hay errores- suele finalizar con intereses de demora, recargos y/o sanciones, pagando unas cuantías de más que en caso de haber sido más cauteloso, no se habrían abonado.

A grosso modo, las tres formas de evitar una comprobación serían las siguientes:

¿Son válidas las notificaciones realizadas en agosto?

Tras dos meses (junio y julio) muy duros de trabajo, vuelvo a escribiros, aunque esta vez con la tranquilidad de estar en casa descansadita y disfrutando de unas merecidas vacaciones 🙂 vacaciones en el mar Una vez a la semana reviso el correo electrónico del trabajo, pero estoy tranquila porque sé que no va a llegar prácticamente ninguna notificación de Hacienda, ya que a principios del mes de Julio solicité a todos mis clientes que entrasen en la sede electrónica de Hacienda y marcaran los días en los que no querían recibir notificaciones. Este método sirve únicamente para las personas jurídicas (sociedades) y para las personas físicas que voluntariamente se hayan incluido en el sistema de notificaciones electrónicas. Si es tu caso y no sabes cómo hacerlo, te indico los pasos a seguir: