Ley 34/2015, de 21 de Septiembre, de modificación parcial de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria

cristobal montoro

Hoy ha entrado en vigor la publicación de la nueva Ley 34/2015 que realiza una modificación de gran calado en la Ley General Tributaria. Resumiremos algunos de los cambios más transcendentes:

a) Se garantiza el derecho de la Administración a realizar comprobaciones e investigaciones en relación con hechos, actos, actividades, explotaciones y negocios que, acontecidos, realizados, desarrollados o formalizados en periodos tributarios respecto de los que se hubiese producido la prescripción del derecho a liquidar, hubieran de surtir efectos fiscales en ejercicios o periodos en los que dicha prescripción no se hubiese producido. Es decir, si antes no podían comprobar un ejercicio fiscal prescrito, ahora sí pueden.

b) Se introduce la posibilidad de que la norma reglamentaria regule la obligación de llevanza de los libros registros a través de medios telemáticos. Dentro de un par de años,

RESOLUCIÓN CON LIQUIDACIÓN PROVISIONAL DE HACIENDA

Una vez recibida una resolución con liquidación provisional de Hacienda dentro de un procedimiento de gestión tributaria, rige el principio “solve et repete“, aforismo latino que significa literalmente “paga y reclama”. Por tanto, hay unos plazos para pagar y otros plazos para recurrir, y con independencia de que se plantee un recurso de reposición o una reclamación económico administrativa, habrá que atender el pago o suspender el mismo, ya que en caso contrario la deuda tributaria entrará en vía ejecutiva y notificarán la providencia de apremio.

Algunas de las posibilidades para atender las vías del pago son:

  • Pagar la deuda tributaria.
  • Fraccionar o aplazar la misma (siempre que la deuda sea inferior a 18.000€ no habrá que aportar garantía).
  • Suspender automáticamente el pago de la deuda: para ello habrá que aportar compromiso de aval solidario de Entidad de Crédito o de Sociedad de Garantía Recíproca o Certificado de seguro de caución (Art. 46.3 a) Reglamento General Recaudación R.D. 939/2005 de 29 de julio). El aval tiene que comprender el importe del total de la deuda + intereses de demora + 25% de ambas cantidades.
  • Suspender aportando hipoteca inmobiliaria a favor del Estado (donde la suspensión no es automática) y habría que aportar:

Tres formas de evitar una comprobación de Hacienda

Hacienda periódicamente pone en marcha sus campañas de comprobación para verificar que las autoliquidaciones presentadas por los contribuyentes sean correctas y no adolezcan de defectos. Al confeccionar nuestras autoliquidaciones deberemos prestar máxima atención, puesto que cualquier error puede dar lugar a una comprobación, la cual normalmente – y si hay errores- suele finalizar con intereses de demora, recargos y/o sanciones, pagando unas cuantías de más que en caso de haber sido más cauteloso, no se habrían abonado.

A grosso modo, las tres formas de evitar una comprobación serían las siguientes: